Destinos

Roadtrip por las sierras de Uruguay

Uruguay es un país que puede recorrerse por completo. No hay uno solo punto del territorio nacional que sea inalcanzable. Esta situación, muy favorable para quien quiera visitarlo, se explica por sus características geográficas: aquí no existen los extremos. No hay ninguna elevación que impida a quien quiera disfrutar de este país hacerlo sin dificultades. Es que, aunque el Aconcagua – la montaña más alta del continente americano con casi 7.000 metros (23.000 pies) de altura – se encuentra a solo 1.600 km (1.000 millas) de Montevideo, en Uruguay la mayor altura apenas supera los 500 metros (1.640 pies). Sin embargo, existen zonas de sierras en Uruguay donde se encuentran algunos de los paisajes más hermosos del país.  En auto, en motor home, incluso en moto… Anímate a adentrarte unos kilómetros en el territorio en un roadtrip de descubrimiento.

 


DURACIÓN SUGERIDA PARA EL SIGUIENTE RECORRIDO: 4 a 5 días


 

 

Cerro Pan de Azúcar

Iniciemos este viaje en Maldonado, en el Cerro Pan de Azúcar. Con 389 metros (1.276 pies) es una de las elevaciones más importantes del Uruguay. El sendero que conduce a la cima – al que se accede por la Ruta 37, a solo 7 km (4,5 millas) del centro de Piriápolis – es un paseo muy divertido para hacer en familia o con amigos, aunque debe tenerse en cuenta que hacerlo implica un nivel de dificultad considerable: se transita entre una hora y dos horas por una zona de bosque, con piedras y troncos de árboles en el camino y con tramos de una inclinación que hará que sea necesario utilizar también las manos para trepar.

Pero el esfuerzo vale la pena. En la cumbre hay una cruz de cemento de 35 metros (115 pies) de altura a la que puede subirse por una escalera caracol en el interior. En los brazos de la cruz, una serie de ventanas permite observar el paisaje alrededor. Hacia el sur, verás la inmensidad del Río de la Plata y el comienzo del Océano Atlántico. En todas direcciones, una perspectiva maravillosa del territorio uruguayo.

Duración de este recorrido: medio día

No dejes de visitar la reserva de fauna autóctona y el reptilario que están instalados a los pies del cerro. Tendrás aquí una buena muestra del tipo de animales que habitan el territorio uruguayo.

 

Sierra de las Ánimas

Sigamos hacia el norte, pero antes de internarnos más en el territorio, tomamos hacia el oeste, por la Ruta Interbalnearia. Avanzando unos pocos kilómetros, llegaremos al camino de acceso al Cerro de las Ánimas. Se trata de la segunda mayor elevación del Uruguay, con 501 metros (1.644 pies) de altura. Un sendero que se recorre en un par de horas atravesando montes espesos y matorrales lleva hasta la cima rocosa que recompensa a quien se anime a conquistarlo con un paisaje conmovedor. En el camino, vale la pena hacer un desvío para conocer el Cañadón de los Espejos. Explora las piscinas naturales generadas por el paso del arroyo que cae en cascada por el relieve de la zona.

 

Subir al Cerro de las Ánimas es un paseo especialmente divertido para hacer en grupo. Ten en cuanta, sin embargo, que es una actividad que lleva todo el día. Sobre todo si vas a conocer también el Cañadón de los Espejos. Además, demanda un esfuerzo físico considerable. En verano y Semana de Turismo es posible hacerlo casi todos los días. El resto del año solo está abierto los fines de semana. En cualquier caso, como el cerro está en propiedad privada, averigua con anticipación si está habilitado el acceso.

Volvamos hacia el este algunos kilómetros y tomemos rumbo al Norte por la Ruta 60. Iniciaremos un paseo fascinante de unos 50 km (31 millas) por una carretera panorámica de paisajes verdes y relieves variables. La silueta de las Sierras de las Ánimas, al costado del camino, provocan ganas de detenerse cada tanto para sacar esas fotos que formarán parte de los mejores recuerdos de la recorrida por Uruguay.

Duración de este recorrido: 1 día

 

Mina La Oriental

Al llegar al km 37, toma por el camino de tierra que sale a hacia el oeste y recorre unos 1.800 metros (1,2 millas). Llegarás a uno de los tesoros escondidos en este destino. Un lugar poco conocido y explorado por turistas pero con un encanto especial. El Parque Geominero Mina La Orienta es un viejo yacimiento que tiene su origen a mediados del Siglo XVIII, cuando en esa zona se buscaba oro. En su lugar encontraron cobre, aunque las dificultades para su extracción hicieron que finalmente su explotación fuera abandonada.

Hoy el lugar puede ser visitado, haciendo una reserva previa. Se organizan distintas propuestas de paseo que incluyen un recorrido por una galería subterránea de más de 300 metros (330 yardas) de extensión haciendo un reconocimiento de los minerales y de las formaciones geológicas que están presentes allí. La guía es la propia dueña del predio donde se sitúa la mina.

Una alternativa especialmente recomendable es la de hacer esta visita en la noche (para lo cual se les brinda a los visitantes cascos con linternas). Finalizado ese paseo nocturno por la mina, el plan prevé la contemplación del cielo que en esa zona – por la ausencia de centros poblados que provoquen contaminación lumínica – se ve plagado de estrellas. Al final, además, se comparten pizzas caseras elaboradas sobre discos de arado.

Duración de este recorrido: medio día

 

Salto del Penitente

Completemos el camino hasta llegar a Minas. Aquí nos detendremos para probar algunos de los sabores más representativos de esta zona del país. Pero antes, sigamos el este por la Ruta 8, otra de las bellísimas rutas panorámicas del país. Nuestro destino es el Salto del Penitente.

Con cerca de 60 metros (200 pies) de altura, es el salto de agua más importante del Uruguay. El Arroyo Penitente, que es el que lo origina, tiene su fuente en la Sierra Carapé. Al caer sobre las rocas que se encuentran en esa región forma una cascada que alimenta varias piscinas naturales en las que puedes darte un baño. El entorno de cerros, montes nativos y grandes paredes de piedra, le otorga a este sitio un carácter muy original que lo distingue frente a otros en esta zona de sierras. A pocos metros, mimetizado con el entorno, encontrarás un parador que mira al salto, donde se ofrecen exquisitas comidas caseras. También pastas y carne.

Las actividades que se pueden desarrollar aquí son múltiples. Por ejemplo, escalar por las rocas, lanzarte en rappel, tirarte por una tirolesa, cabalgar o hacer trekking. También es frecuente ver deportistas corriendo o en bicicleta de montaña.

Si quieres, puedes pasar la noche alojado en carpas o en pequeñas habitaciones que se han construido junto al parador en el Parque Salto del Penitente.

 

En las escuelas, los niños uruguayos aprenden que la superficie del territorio de Uruguay se define como “penillanura suavemente ondulada”. Es un privilegio poder disfrutar de la belleza que esa condición le otorga al paisaje de este país.

Duración de este recorrido: 2 días

 

No te puedes perder

En este viaje, hemos recorrido algunos de los puntos más destacados de las sierras de Maldonado y Lavalleja. Solo en esa zona hay otros sitios también muy interesantes.  Entre otros, la Reserva Natural Salus, el Cerro Arequita o el Cerro Catedral, la mayor elevación del Uruguay con 513 metros (1.683 pies). Pero para los que se animen a alejarse un poco más de la costa, continúa la aventura.

 


DURACIÓN SUGERIDA PARA EL SIGUIENTE RECORRIDO: 3 a 6 días


 

Quebrada de los Cuervos – Treinta y Tres

La Quebrada de los Cuervos es uno de los paisajes naturales más encantadores del Uruguay. Una garganta abierta en medio de las sierras del Yerbal, atravesada por el arroyo Yerbal chico. Hasta mediados de siglo XX fue un lugar casi desconocido, escondido en medio de la exuberante vegetación de un territorio inexplorado y prácticamente inaccesible. Años más tarde se convirtió en la primera Área Natural Protegida del Uruguay y desde entonces uno de los destinos naturales más emblemáticos del país. Desde lo alto de las sierras – que llegan a medir hasta 300 metros (984 pies) – se pueden divisar buena parte de las más de 4.000 hectáreas (10.000 acres) que comprende el área protegida.

Ubicada a 45 kilómetros (28 millas) de la ciudad de Treinta y Tres, quienes lleguen a este sitio podrán realizar diversas actividades. Senderismo, avistamiento de aves y animales autóctonos y cabalgatas, son solo algunas de ellas. Si te tomas todo el día para recorrerlo podrás bajar hasta la orilla misma del Arroyo Yerbal. Un camino de piedras de casi tres kilómetros rodeado de un espeso monte nativo te llevará hasta él. Ten en cuenta, sin embargo, que realizar este paseo implica un grado de dificultad considerable.

También puedes alojarte por la noche en el camping, en cabañas o en estancias turísticas ubicadas a muy pocos kilómetros. Y si te da hambre, puedes probar los platos de “El Capricho“, una posada de campo por la que pasarás cuando ingreses desde la Ruta 8 hacia la entrada a la Quebrada de los Cuervos, donde se elaboran comidas caseras realizadas con productos producidos en el mismo lugar.

Duración del recorrido: 1 a 2 días

 

Paso Centurión y Sierra de los Ríos – Cerro Largo

En el departamento de Cerro Largo, a 450 km (280 millas) de Montevideo, está Paso Centurión y Sierra de los Ríos. Ubicado casi en la frontera con Brasil, en las Serranías del Este, llegarás a un lugar único por su biodiversidad. Aquí se encuentran ejemplares de animales que son muy raros en otras áreas del Uruguay e incluso en América. Por ejemplo, el coendú (una especie de puerco espín sudamericano), o el yaguarundí (un tipo de puma).

En esta región son numerosos los ríos y arroyos que forman saltos de agua y piscinas naturales. Los montes nativos, las palmeras butiá y la vegetación subtropical del lugar otorgan un marco muy particular, distinto a cualquier otra área en el Uruguay. Teniendo en cuenta que el lugar se encuentra relativamente alejado de centros poblados, conviene que te alojes en cabañas o estancias turísticas de la zona. Una buena opción es Paso Centurión Tours, un emprendimiento dedicado al ecoturismo que, además de ofrecer un lugar donde pasar una o varias noches, también propone diversas actividades.

Duración del recorrido: 1 a 2 días

 

Valle del Lunarejo – Rivera

En el extremo norte, a 500 kilómetros (310 millas) de Montevideo, encontrarás otra de las inmensas superficies protegidas del Uruguay. Descubre el Valle del Lunarejo, un área formada por ríos, arroyos, saltos de agua, lagunas, extensas praderas, montes y cerros de hasta 350 metros de altura, de cimas aplanadas. En este sitio, de vegetación selvática subtropical, se han registrado decenas de ejemplares de animales como la ranita uruguaya y el sapito de Devincenzi, el oso hormiguero chico, el tatú de rabo molle, el coatí y el guazubirá. Además, se han registrado más de 150 especies de aves.

En la zona existen varias estancias turísticas donde pueden realizarse actividades de campo. Entre otras, Miradores del Valle, El Gavilán, o El Caudillo. En ellas se hacen cabalgatas, senderismo y travesías, cruzando los incontables cursos de agua que atraviesan la zona. Llegar hasta la cima del Cerro Bonito para observar el paisaje que te rodea, es una experiencia difícil de olvidar.

Duración del recorrido: 1 a 2 días

 

 

Localista
Lugares para encontrarse

Dónde comer algo

Volvamos a Minas, capital del departamento de Lavalleja, donde los dulces son los protagonistas. En el centro de la ciudad está la tradicional Confitería Irisarri. Fundada hace ya más de 120 año, sigue siendo atendido por la familia que creó la marca. Son tradicionales su “serranitos”, unos pequeños dulces elaborados con frutas, chocolate y maní que no podrás dejar de comer. También puedes probar otras de sus especialidades como las “yemas” o los “damasquitos”. Si quieres, puedes degustarlos en las mesas de la propia confitería. Aunque también puedes llevarte algunos de ellos. De hecho, es recomendable hacerlo. No solo porque después de probarlos querrás tener para más tarde, sino porque vienen presentados en cajas especiales que te servirán como souvenir para regalar.

Dirección: Treinta y tres 618, Minas
Teléfono: (+598) 4442 4008
Web: irisarri.negocio.site
Facebook: confiteria.irisarri.minas

Antes de irte, pasa por la fábrica de Alfajores de las Sierras de Minas y llévate unos cuantos. Es otro de esos sabores típicos de la zona que han conquistado a todo el país. Sobre todo, el alfajor de nieve: dos galletas de masa dulce casera rellenas de dulce de leche, recubiertas de merengue. ¡Imperdible!

Dirección: Carabajal 405, Minas
Teléfono: (+598) 4442 3056
Instagram: @alfajoressierrasdeminas
Facebook: AlfajoresDeLasSierrrasDeMinas

 

Dónde tomar algo

A poco más de 40 km (25 millas) de Punta del Este, descubre el pequeño pero muy pintoresco Pueblo Edén. Sus habitantes orgullosamente lo definen como “slow town” por su carácter apacible y tranquilo. La riqueza paisajística del pueblo, enclavado en las sierras de Maldonado, valen la visita. Pero también por la posibilidad de probar algunas de las bebidas que ofrece.

Unos kilómetros antes de llegar detente en Viña Edén, un lujoso complejo de bodega boutique, viñedo y restaurante. Allí podrás probar sus vinos, sentado en las terrazas que miran hacia las sierras. Cuando llegues a Pueblo Edén, pide una “Pintada”, la cerveza artesanal local, en cualquier bar, restaurante o almacén, o en el puesto de Aves del Edén, frente a la plaza del pueblo. Pero si quieres escapar a las bebidas alcohólicas, una excelente alternativa es “La Casita de Chocolate”. Tómate un chocolate caliente acompañado por exquisitas tortas dulces y alfajores caseros.

Dirección: El Mirlo y Las Calandrias, Pueblo Edén
Teléfono: (+598) 099 228 925
Instagram: @lacasitadechocolateeden
Facebook: lacasitadechocolateeden

 

Dónde compartir un mate

La vista desde cualquiera de los lugares que hemos estado recorriendo son perfectos para sentarse y compartir un mate. Pero hay un sitio donde la naturaleza, la arquitectura y la gastronomía se combinan haciendo ese mate compartido inolvidable. A poco más de 30 km (19 millas) de la ciudad de Minas, se encuentra Villa Serrana, un paraíso natural ubicado entre los valles de los arroyos Penitente y Marmarajá. A mediados del Siglo XX inició su proceso de urbanización , que siempre tuvo en cuenta el paisaje que le acogía para el diseño de sus casas y espacios públicos.

Hoy, este pequeño pueblo de calles irregulares de piedra y tierra alberga una de las construcciones más icónicas de la zona, y uno de los diseños más emblemáticos del arquitecto Julio Vilamajó: el Ventorrillo de la Buena Vista.  Esta edificación fue levantada con materiales autóctonos – piedras, maderas, ladrillo y juncos – precisamente para mimetizarse con el entorno. La terraza, sostenida por pilares de madera, ofrece la mejor vista de todo el valle y es el lugar ideal para compartir el mate, o alguna de las especialidades que se elaboran allí. También puedes alojarte unos días en sus cabañas y aprovechar para realizar caminatas o cabalgatas por el lugar. Siempre con el termo y el mate a mano, claro.

Dirección: Av. Bernasconi, Villa Serrana
Teléfono: (+598) 4440 2109
Web: ventorrillodelabuenavista.com.uy
Facebook: VentorrillodelaBuenaVista
Mail: info@ventorrillodelabuenavista.com.uy

 


Foto de portada: Jimmy Baikovicius.

 

Te Puede Interesar

0 comentarios

Dejar un Comentario

cuatro × dos =