Destinos

Río Negro

Uruguay es conocido en el mundo por la calidad de sus playas oceánicas, por las virtudes de sus parques de agua termal o por los valores patrimoniales e históricos de Colonia del Sacramento. Sin embargo, este pequeño país tiene mucho más para ofrecer y, quienes lleguen hasta aquí, mucho más por descubrir. Una de sus mayores riquezas está en el agua: ríos, arroyos, cañadas, lagos, lagunas, humedales y bañados riegan su suelo en abundancia.  Además, sirven para el transporte de mercancías o personas, para generar energía, para la pesca o, simplemente, para la recreación. El más importante de estos cursos de agua es el Río Negro que, con más de 750 km (466 millas) de extensión, cruza íntegramente el país de este a oeste, dividiéndolo en dos. Su cuenca ocupa más de un tercio del territorio uruguayo.

En su transcurso por la geografía del país este río ofrece experiencias de todo tipo que vale la pena descubrir.

 

Navegar el Río Negro

Una opción es navegar el río para recorrer sus islas y bosques, conocer la fauna de la zona y sorprenderte con las aves que la habitan.

Para ello, una de las primeras opciones es la del catamarán Soriano I. Zarpa desde la ciudad de Mercedes con propuestas que duran entre dos y cinco horas. El recorrido más largo lleva hasta la desembocadura misma del Río Negro en el Río Uruguay. En total, unos 75 km (46 millas) en los que se disfruta del paisaje mientras un guía turístico informa a los pasajeros sobre lo que van observando. En el barco caben 45 personas sentadas y se ofrece servicio de snack bar.

Un encuentro cercano con el río

Si en cambio prefieres algo más personalizado y conocer más de cerca la naturaleza del lugar, hay otras opciones. Por ejemplo, puedes sumarte a la iniciativa de Senderos del Hum. Ofrecen dos paseos que parten también desde la ciudad de Mercedes. Río abajo, se navega unos 40 minutos en lanchas a motor hasta la isla Barrientos. Río arriba, en tanto, se llega hasta la isla El Sauzal. En los dos casos, el paseo se realiza con guías locales, conocedores de la zona y entusiastas transmisores de los valores naturales del lugar. La actividad incluye el desembarco en esas islas para hacer senderismo y contemplar y apreciar la fauna y flora autóctona. Llegarás a playas casi escondidas donde se fusionan el río con arenas blancas y montes nativos.

Y quienes tengan una afición mayor por los deportes, también podrán realizar paseos en kayaks y canoas por el Río Negro. Hay varias alternativas: por unas horas, todo el día o, incluso, dos o tres días parando en distintos puntos del trayecto y pasando la noche en carpas. Kayas y canoas del Hum o Todo Aventura Guernica son algunos de los grupos que organizan este tipo de actividades.

En algunos momentos del año se llevan a cabo travesías en kayak por el río, desde Mercedes. Río abajo hacia Villa Soriano (casi en la de desembocadura del Río Negro) o hacia el este, hasta la Represa del Palmar. En general tienen una duración de dos días e incluyen una noche acampando en las islas que se encuentran en el camino.

 

Pescar en el Río Negro

Por sus propias condiciones, por su trazado serpenteante desde la naciente en Brasil hasta la desembocadura en el Río Uruguay, y por las características del suelo por donde transcurren sus afluentes, el Río Negro alberga una enorme variedad de peces que se pueden pescar. Más de 100 especies habitan este río. Las que más presencia tienen son tarariras, bogas, pejerreyes y bagres. Pero también rayas de agua dulce y hasta esturiones.

Para los que estén dispuestos a batallar un poco más, el lago artificial de la represa de Palmar es el marco ideal. Allí se pescan dorados y surubíes de hasta un metro de largo (40 pulgadas) y 20 kg (44 libras). Todo un desafío hasta para los más experimentados, pero una satisfacción indescriptible para los que logran hacerse con uno.

En toda su extensión, el Río Negro dispone de múltiples espacios donde realizar esta actividad. Encontrarás zonas donde compartir una jornada con otros aficionados, o lugares donde estés solo tú y la naturaleza. Los tres lagos artificiales formados por las represas de Palmar, Baygorria y Rincón del Bonete, agregan más alterativas aún.  También es recomendable explorar los ríos y arroyos que forman parte de la cuenca del Río Negro. Las posibilidades de encontrar buenas presas se multiplican. Así como las experiencias que se viven recorriendo el Uruguay más profundo y tranquilo.

Cualquiera de estas opciones son más enriquecedoras si las realizas con guías o acompañantes locales. Suelen ser personas bien dispuestas a una charla y a contar cómo son las costumbres y la cultura de la zona. Pero sobre todo, conocen los secretos de los mejores lugares para pescar cada tipo de pez.

Visitar estancias turísticas

Cerca del Río Negro existen varias estancias turísticas que vale la pena conocer. Son establecimientos agropecuarios que desarrollan una actividad ganadera, agrícola o forestal. Pero además, ofrecen su casa para quienes quieran experimentar la vida en el campo y el contacto con la naturaleza de una manera más directa. Generalmente es posible acompañar el trabajo en el campo y a la vez descubrir el entorno, pescar en ríos y arroyos, caminar por montes nativos o realizar cabalgatas.

Las posibilidades son muy diversas. Una, en el departamento de Soriano, es Estancia La Sirena. Sus siete habitaciones aseguran una estadía tranquila y una atención personalizada. El predio se encuentra a orillas del Río Negro lo que permite un disfrute muy particular de ese ambiente. Aquí podrás realizar cabalgatas, y excursiones por los montes. Además, cuenta con una cocina que ofrece comidas caseras y platos tradicionales.

 

Un poco más alejada del río está La Estiria. Situada en el departamento de Flores, cuenta con seis habitaciones instaladas en lo que fue la vieja casa del capataz. Un pequeño comedor para 12 personas recibe a los comensales con algunas de las comidas típicas del campo uruguayo. Aquí se puede participar de las actividades productivas que se estén desarrollando en el momento de su visita. Los más pequeños también podrán recoger huevos, alimentar a los animales de granja o plantar y recoger vegetales de la huerta.

Además, se organizan caminatas por el monte, cabalgatas y paseos. También se pueden visitar otros atractivos turísticos de la zona. En particular, una expedición hacia los lagos de la Represa de Palmar.

Disfrutar de las playas

Punta del Este, La Pedrera, incluso Montevideo. Esos son los destinos preferidos de quienes llegan a Uruguay buscando playas. Sin embargo, las playas uruguayas no están solamente en el Río de la Plata o el Océano Atlántico. También vale la pena descubrir las que están ubicadas en los ríos, en el interior del país. En este sentido, el Río Negro no podía ser la excepción.

La más destacada es San Gregorio de Polanco, a orillas del embalse de la represa de Rincón del Bonete, casi donde el Río Negro vuelve a tener su fisonomía normal. Es una pequeña ciudad balnearia con grandes arenales. En verano, miles de personas disfrutan de sus playas de agua dulce y de la amplia oferta de deportes acuáticos que se realizan en ellas. Kitesurf, motos de agua, canotaje y kayaks, son solo algunas de las posibilidades.

No dejes de recorrer la ciudad para conocer el primer Museo Abierto de Artes Visuales de Latinoamérica. Verás obras de destacados artistas uruguayos. Por ejemplo, Clever Lara, Carlos Páez Vilaró, y Octavio Podestá. Los vecinos del pueblo han prestado con gusto sus casas y comercios para que sus fachadas fueran intervenidas, otorgándole a esta localidad un color y un carácter muy particular.

 

Otra playa a visitar está en el otro extremo del Lago de Rincón del Bonete, a 15 km (9 millas) de Paso de los Toros. Una de sus particularidades es, precisamente, estar a un lado de ese complejo hidroléctrico que también se puede visitar por dentro. No te pierdas aquí el Acuario Reserva del Uruguay, la primera reserva de peces de río del país. Conocerás más de 500 ejemplares de 60 especies autóctonas de agua dulce.

Conocer la producción de caviar

Entre los peces que pueden encontrarse en el Río Negro, hay una especie que ha generado mucha curiosidad en la zona, aunque no es autóctona: el esturión. Se trata del pez con el que se produce caviar y que fue traído a Uruguay hace algunas décadas. La primera planta de producción de caviar se instaló en 1996, a poca distancia de la represa de Baygorria. A continuación, le siguió en 2009 una segunda granja que comenzó a funcionar en San Gregorio de Polanco, en el lago de Rincón del Bonete. Actualmente, Uruguay es el único país del hemisferio sur que comercializa caviar. La mayor parte se exporta a Estados Unidos y Europa.

La cría de los esturiones para la producción de carne y caviar se realiza en entornos naturales. Una serie de jaulas instaladas en las aguas del río permiten a los peces crecer y alimentarse de forma natural. Así se logra una calidad del producto que ya le ha hecho ganar reconocimiento internacional.

La planta que está en San Gregorio de Polanco puede ser visitada, previa reserva.

No te puedes perder

 

Paso de los Toros

El 14 de setiembre de 1920 nacía en Paso de los Toros Mario Benedetti, uno de los escritores uruguayos más reconocidos en el mundo. Hoy la ciudad recuerda a su hijo más ilustre homenajeándolo en distintos espacios. Una plaqueta recuerda el lugar donde nació. En una plaza que lleva su nombre, su figura está inmortalizada sentada en un banco. Además, la “Vía Benedetti”, una muestra a cielo abierto, contiene fotografías del escritor junto a algunas frases de sus obras.

Visita la Parroquia Santa Isabel, una iglesia de estilo gótico con grandes vitraux, cuya construcción finalizó en 1950. Y si llegas en verano, disfruta de la intensa actividad náutica que se desarrolla en sus costas sobre el Río Negro.

Paso de los Toros cuenta también con una zona de camping a orillas del Río Negro con todos los servicios necesarios. Son 25 hectáreas (62 acres) de parque en los que hay área de juego para niños, parrilleros, zonas de deportes y bajada para embarcaciones. La playa sobre el río completan un panorama encantador.

Parque Bartolomé Hidalgo

El Parque Bartolomé Hidalgo es uno de los principales atractivos naturales de la zona. Pero además, un sitio donde la prehistoria se hace presente. Este es un geositio integrante del “Geoparque Grutas del Palacio”, incorporado por la Unesco a su red mundial de geoparques. Aquí pueden observarse formaciones rocosas que se generaron por la acumulación de arenas de ríos que corrieron hacia el norte del territorio uruguayo hace más de 280 millones de años cuando en la superficie que hoy ocupan los departamentos de Flores, Florida, San José y Colonia, se levantaban montañas con miles de metros de altura. La erosión del agua sobre las rocas terminó formando curiosas figuras como las del “lagarto de piedra”, uno de los principales atractivos en este parque.

Es especialmente disfrutable internarse en los senderos para descubrir algunas de estas formaciones. Sus más de 300 hectáreas (741 acres) rodeadas del Lago de la Represa de Palmar albergan un gran bosque constituido por especies de árboles nativos y exóticos. También hay una pequeña reserva animal, un área de camping y parrilleros, entre otros servicios.

Villa Soriano

Ubicada casi en la desembocadura sobre el Río Uruguay, Villa Soriano es un destino ineludible en esta región. En particular para quienes estén interesados en la historia del Uruguay. Villa Soriano es el primer asentamiento europeo en el territorio uruguayo. Fue fundada en 1624 por sacerdotes franciscanos, más de medio siglo antes que Colonia del Sacramento. Parte de esa larga historia puede recorrerse hoy visitando la Capilla de Santo Domingo de Soriano (construida en 1797). Descubrirás el campanario más antiguo del país y una imagen de Cristo tallada en madera, única en la región.

Los aficionados a la actividad náutica tienen aquí un destino particularmente atractivo. El muelle de Villa Soriano tiene, además, una importante actividad durante todo el año. Desde allí parten embarcaciones para explorar el río y su entorno o para encontrar el mejor lugar para pescar. En la Estación Fluvial Villa Soriano (un espacio inaugurado en 2013 sobre un viejo edificio de fines de siglo XIX, hoy recuperado) se brinda asistencia a los visitantes. Asimismo, el edificio alberga un café con terraza al río. Ideal para detenerse unos minutos y admirar el paisaje.

 

 

 

Dónde tomar algo

A solo 5 km (3,1 millas) de la ciudad de Mercedes, capital del departamento de Soriano, está el Castillo & Bodega Mauá. Se trata de una construcción que data de 1860, cuando el Barón y Vizconde de Mauá hizo construir el casco para la estancia de más de 30.000 hectáreas (74.000 acres) que había adquirido poco antes. En 1.892, el inmigrante italiano Bonaventura Caviglia instaló en esa casa una bodega que aún hoy produce vinos de calidad. Administrado por la Intendencia de Soriano, hoy sus instalaciones pueden ser visitadas.

Aquí puedes probar los vinos que se producen o llevarte una botella si lo prefieres. Son vinos elaborados con procesos casi artesanales, con uvas que se extraen de los viñedos que ya tienen más de un siglo de antigüedad.

Dirección: Aparicio Sarava s/n, Mercedes
Teléfono: (+598)  4532 2201 – int.2501 / 2503
E-mail: oficinadeturismo@soriano.gub.uy

 

Dónde compartir un mate

La rambla de Mercedes es un paseo de unos 2 kilómetros (1,2 millas) de extensión con una de las mejores vistas al Río Negro. Detente a compartir un mate a la sombra de los pinos, araucarias e ibirapitá que forman parte del parque que la rodea. Aprovecha para caminar por el entorno. Podrás observar las esculturas de marmol, bronce, azulejo y otros materiales que están instaladas allí. Si miras al río, seguramente verás deportistas que salen desde el tradicional Club de Remeros, ubicado también en esa zona.

 

 


Foto de portada: Marquicio Pagola.

 

Te Puede Interesar

1 Comment

  • Avatar
    Reply Julio pontet julio 11, 2019 at 11:19 pm

    Muy buena información. Es difícil encontrar algo tan bien escrito. Los tendremos en cuenta

  • Dejar un Comentario

    2 × cuatro =