Destinos

Colonia del Sacramento

 

Frente a la ciudad de Buenos Aires, apenas a una hora cruzando el Río de la Plata en barco, se encuentra Colonia del Sacramento. Una joya patrimonial del Uruguay. Un destino ineludible para los aficionados a la historia de América del Sur y la arquitectura colonial.

 

La historia está presente en Colonia del Sacramento

Fundada en 1680 por el entonces gobernador de la capitanía de Río de Janeiro, Manuel Lobo, Colonia del Sacramento fue el segundo asentamiento europeo en lo que hoy es territorio uruguayo. Desde su creación y hasta la independencia uruguaya un siglo y medio después, Portugal y España se disputaron este enclave. De hecho, llegaron a administrarlo de forma sucesiva en distintas épocas.

“Su paisaje urbano bien conservado, solemne e íntimo a la vez, constituye un ejemplo de fusión lograda entre el estilo arquitectónico portugués, el español y el postcolonial”, afirma la Unesco en la declaración de Patrimonio Histórico que en 1995 le concedió al casco antiguo de Colonia del Sacramento.

Recorrer Colonia es, ante todo, una inmersión en más de tres siglos de historia. Varios museos permiten conocer en detalle lo que allí ocurrió. Pero además, la ciudad en sí misma es un verdadero museo a cielo abierto. En efecto, aquí es posible encontrarse a diario con personas que recrean esa historia ataviados con la indumentaria de la época.

Casas y edificios con techos bajos y paredes gruesas e irregulares, muros de piedra y farolas de hierro son parte del encanto del que son testigos miles de turistas que caminan por callecitas angostas y empedradas.

 

Cultura y gastronomía

Es natural que un entorno como este inspire a artistas locales y regionales. Por eso, en el barrio histórico es muy fácil encontrarse con ateliers, galerías de arte y locales de artesanías. En ellas se exhiben y se venden obras de artistas plásticos como Fernando Fraga o Jorge Páez Vilaró. Pero también piezas de cerámica, madera, hierro, lana y otros materiales, confeccionados por artesanos locales.

La gastronomía tiene un lugar destacado en Colonia del Sacramento. Pequeños y medianos bares, cafés y restaurantes se instalan en viejas casonas. Sus ofertas incluyen platos en los que se destacan los sabores más tradicionales de la zona. Carnes, pescados, quesos y vinos que se degustan en variedades que también conquistan por su presentación.

Colonia del Sacramento es un destino imperdible para quienes visitan Uruguay. Un paseo que sorprende a todos los que la recorren, descubriendo formas y colores de un lugar con características únicas. Caminar por la Calle de los Suspiros, subirse al faro, tomarse una foto frente al “Portón de Campo” o treparse a la muralla que rodeaba la ciudadela, son solo algunas de las actividades que pueden realizarse en una ciudad que no dejará indiferente a ningún turista que la visite.

 

No te puedes perder

 


DURACIÓN SUGERIDA PARA EL SIGUIENTE RECORRIDO: 1 día


 

Ruinas del Convento San Francisco Javier

Es uno de los espacios más atractivos y visitados en el casco histórico. Se trata de una construcción portuguesa del siglo XVII, que hacia 1704 se derrumbó casi completamente tras un incendio. Pese a ello, aún se mantienen unas pocas paredes empedradas que le dan a la ciudad algunas de sus postales más características. Caminando hacia la plaza, está lo que fuera la Capilla de la Concepción, de la que pueden verse sus cimientos.

Duración del recorrido: 1 a 2 horas.

Plaza de Toros Real de San Carlos

A comienzos del siglo XX, el empresario argentino Nicolás Mihanovich (que por entonces era propietario del primer buque a vapor que transportaba pasajeros de una orilla a otra del Río de la Plata) se imaginó a Colonia como un polo turístico de gran atractivo para la cercana ciudad de Buenos Aires, y para buena parte de la región. Así fue que, en 1910 culminó la construcción de una plaza de toros. La inauguró trayendo de España a los toros más bravos y a los toreros más celebrados. Sin embargo, apenas dos años después, en 1912, el gobierno del entonces presidente José Batlle y Ordoñez prohibió las corridas de toros en todo el país. En consecuencia, el lugar jamás volvió a tener actividad.

Hoy, esta Plaza de Toros ubicada en Real de San Carlos, a solo 5 km (3 millas) del casco histórico, es uno de los principales atractivos de Colonia del Sacramento. Los visitantes que lleguen hasta el lugar no podrán ingresar en el interior de este edificio. En cambio, sí podrán recorrerlo por fuera. De estilo mudéjar, esta plaza de toros de 100 metros (109 yardas) de diámetro y con un ruedo de 50 metros (55 yardas) de diámetro, se asemeja mucho a las que por entonces se construían en España.

Duración del recorrido: 1 hora.

Calera de las huérfanas

A mediados del Siglo XVIII, los religiosos jesuitas provenientes de Europa ya se habían establecido en numerosas misiones en distintos puntos de América del Sur, donde vivían más de 150.000 indígenas guaraníes. Estas instalaciones se situaban, sobre todo, en zonas cercanas a las cuencas altas de los ríos Uruguay y Paraná. Eran territorios que hoy pertenecen a Argentina, Paraguay y Brasil. Hacia el sur del continente, en cambio, se instalaron en grandes estancias. En ellas producían carne, realizaban agricultura extensiva y emprendían proyectos mineros.

En Uruguay, los jesuitas tuvieron dos de estas estancias. La principal fue la “Estancia de Belén”, ubicada en la zona de lo que hoy es Carmelo. Fue fundada entre 1741 y 1742 y tenía una extensión de más de 100.000 hectáreas. Entre otras actividades, existía allí una calera que abastecía a las ciudades de Colonia, Montevideo y Buenos Aires. En 1777, una década después de que los jesuitas fueran expulsados de todos sus territorios en el continente, el lugar pasa a ser administrado por las “Religiosas de la Caridad”, para mantener el Colegio de Niñas Huérfanas de Buenos Aires. Fue desde entonces, que el sitio pasó a ser conocido como “La calera de las huérfanas”.

Actualmente, los visitantes que recorren este predio podrán ver la iglesia construida a mediados del Siglo XVIII. La estructura aún se mantiene en pie casi en su totalidad, pese al derrumbe que sufrió de su techo. También pueden recorrerse parte de las habitaciones, la carpintería y la propia calera, entre otras edificaciones. Para llegar, hay que viajar casi 70 km (43,5 millas) desde Colonia del Sacramento.

Duración del recorrido: 2 a 3 horas

 

 

 

Localista
Lugares para encontrarse

 

Dónde tomar algo

Una terraza que da al Río de la Plata desde la que se llega a ver la ciudad de Buenos Aires. Este es uno de los principales atractivos de La Bodeguita, un bar de tragos ubicado en el caso histórico. Es un sitio ideal para compartir un daiquiri, un negroni, una cerveza artesanal o una copa de vino, con una vista inigualable. También puedes comprar y llevarte algunas de las bebidas que elaboran y que se venden con marca propia. Si además de tomar algo te da hambre, puedes probar algunas de sus pizzas, la especialidad de la casa.

Abre de martes a domingos en la noche y los fines de semana al mediodía.

Dirección: Del Comercio 167, Colonia del Sacramento
Teléfono: (+598) 4522 5329
Web: labodeguita.net
Facebook: labodeguitaColonia
Mail: info@labodeguita.net

 

Dónde comer algo

Uno de los espacios gastronómicos más tradicionales de Colonia del Sacramento es La Pulpería de los Faroles. Está ubicada en una esquina de esas callecitas de adoquines del casco histórico. Brinda una oferta amplia de carnes, pastas, pescados y mariscos, aunque también de chivitos y pizzas. Además, tienen una buena carta de vinos y de cervezas locales. En la noche, suele haber música en vivo para acompañar la cena.

Abre todos los días desde el mediodía y hasta la medianoche.

Dirección: Misiones de los Tapes 101
Teléfono: (+598) 4532 0271
Facebook: pulperiadelosfarolesok

 

Dónde compartir un mate

Date una vuelta por el puerto deportivo de Colonia del Sacramento. Es una excelente propuesta para caminar mientras observas los yates que están amarrados y conocer a los pescadores que aprovechan la escollera. En particular, no te pierdas la experiencia de vivir un atardecer sentado en uno de los bancos del Muelle Viejo, sobre el piso de madera y debajo de una farola. Se trata de un espacio construido originalmente en 1866 y restaurado recientemente. Difícil encontrar un lugar más encantador donde compartir un mate.

Dirección: Muelle de Yates, Colonia del Sacramento.

 


Foto de Portada: Intendencia de Colonia

Te Puede Interesar

1 Comment

  • Avatar
    Reply Fernando junio 4, 2019 at 3:47 pm

    Muy linda nota ! Felicidades

  • Dejar un Comentario

    14 + 20 =